Fugaces.

~Algo más que un juego~

Personajes


Fugaces: Algo más que un Juego.

Personajes.

Kikro Cabeza de Torre, Rey de Reyes de la perdida Nación Enana. Este enano gruñón, de largas barbas trenzadas es un fiero guerrero, del que lo mismo puede esperarse una palabra amable como un exabrupto. Este indomable luchador nunca da su brazo a torcer y siempre es el primero en entrar en combate y el último en terminar los banquetes.

Es fanfarrón, irascible, cascarrabias y tozudo, pero con un tremendo corazón, templado a prueba de dobleces y engaños, cuya amistad es sincera y franca. Bajo su áspera apariencia se esconde un líder calculador, frío, valiente hasta la temeridad y en el fondo muy tierno. Este noble enano nunca duda quienes son sus amigos y por quienes debe pelear hasta el mismísimo infierno si hiciera falta.

Su brazo no conoce descanso al empuñar su hacha contra inmundos orcos y contra gigantes. ¿Gigantes? ¡Puag! ¡Repugnantes gigantes! ¡Venid a mí! De uno en uno, de uno en uno…

Su antiguo linaje es un mero título ya que su clan, el Clan Regente, está desperdigado a los cuatro vientos. Sin un reino que dirigir y sin un sitio al que llamar hogar, este aventurero sobrevive de guerra en guerra como mercenario por las interminables batallas de los reinos humanos.

Varandir, el Mago Errante, como se le conoce en el reino de Cretia. Este mago, de apariencia frágil y anciana atesora un pozo sin fondo de conocimiento. No se le conoce su pertenencia en ninguna Orden de magia ni se sabe mucho de su misterioso origen. Este aventurero, acostumbrado a vagar solo por las tierras más inhóspitas maneja con destreza la espada de manera que muchas veces se le confunde con un soldado entrado en edad. Que se conozca no usa nunca bastones mágicos ni ingredientes para sus conjuros pues el poder mana de su interior.

Acostumbra por igual estar rodeado de reyes y nobles como de mercenarios y bribones, y a todos sabe tratar con la justa dosis de cortesía y de indiferencia. Suele dar acertados consejos a quien no los solicita y airadas contestaciones a quienes pretenden comprar sus servicios para deshonestos fines. Nunca se inmiscuye en guerras entre reinos hermanos y sólo se le ha visto tomar partido en luchas contra orcos y otras malvadas criaturas.

Siempre parece estar buscando algo o a alguien y sus propósitos permanecen desconocidos hasta para sus compañeros de aventuras. Es un mago de múltiples recursos, de variadas e inesperadas amistades y de pausada sabiduría. Aunque también cuenta con muchos enemigos que recelan de él, acusándole de ser siempre portador de malas noticias.

A este mago no se le conoce residencia fija y vaga de aquí para allá, apareciendo siempre allí donde hay problemas y misterios que resolver.

Alisia Zedaira, más conocida como Alis, princesa amazona del reino de la frondosa selva. Arrogante mujer de imponente estatura y recio carácter, acostumbrada a tomar lo que desea sin pedir permiso. Nunca controla su lengua, pues su voluntad es ley en su reino. No tolera ninguna clase de abuso a las demás mujeres por baja que sea su condición, y desprecia a todos los varones, sean de la raza que sean, salvo a los ancianos, pues según la tradición son los únicos que merecen ser escuchados. ¿Hombres? ¡Aún no ha nacido quien venza a Alis, princesa amazona!

Esta indomable guerrera, de espíritu vivo no se arruga ante ninguna amenaza y siempre tiene una flecha dispuesta en su arco para los enemigos. Su certero y potente disparo es temido, ya que no se conoce que haya errado nunca un disparo.

Como primogénita es la heredera del imperio más grande de todo el continente y hasta que el día en que la reina madre ceda su trono está dispuesta a correr toda clase de aventuras en busca de sí misma.

Cuentan en que es hija del rey de los vikingos del norte, que fue raptado, utilizado, torturado y muerto por la propia reina amazona. Desde entonces entre los vikingos y las amazonas existe una gran rivalidad y un profundo odio.

Robín de Gruesolmo, alto elfo de los bosques, de antiguo linaje, descendiente de los primeros nacidos y primera generación de los nacidos en el bosque Argénteo. Este introvertido elfo, ya de mediana edad es inigualable en camuflaje y maestro en el antiguo arte de las espadas, además es un experto arquero.

Es un bello elfo, de humor ácido, resentido con todo el mundo, irónico y altanero; que guarda para sí la mayor parte de las veces su experiencia de los largos años vividos. Sobrevive como mercenario y suele llevar una vida apartado de todos los de su raza.

Siempre le acompaña su inseparable montura Nieve, vagando de reino en reino por los más sombríos bosques, buscando quien contrate sus servicios por una temporada, buscando el amor de las más bellas damas, buscando su destino.

Este solitario elfo, perteneciente a una extinta casa de antiguo apellido, que abandonó a los suyos dejando que su linaje peligrase con desaparecer para siempre en el olvido junto a él mismo.

Suzán Naomir, caza recompensas de la costa Oeste. Esta afamada luchadora recorre la costa de Las Fauces, en el Mar de Poniente, luchando contra toda suerte de forajidos para ganarse las recompensas ofrecidas.

Esta mujer de mediana estatura no parece en absoluto la mortífera espadachina que de forma implacable acaba con los peores corsarios de la costa. Sus afilados aceros son tan rápidos que muchos juran que matan antes de ser desenfundados del todo. Únicamente sus ojos revelan el peligro que corre quien osa enfrentarse a la bella Suzán.

Poco recuerda de su origen, salvo que sus padres fueron asesinados por orden de un pequeño barón y su mago y que ella fue vendida como esclava en los mercados de la costa. La fortuna cambió su vida en el momento que un entrenador de gladiadores puso en sus manos una espada, enseñándola muchos de los secretos que ahora conoce. Y cuando consiguió su libertad buscó la venganza que tanto tiempo había soñando, pasando a cuchillo al ya anciano barón y a su mago. De este último consiguió el arma más mortífera que se ha visto nunca en la costa de Las Fauces.

Esta esforzada espadachina no ceja nunca en su empeño, persiguiendo de forma tenaz el objetivo fijado. Esta cualidad le ha llevado a prolongar persecuciones durante meses, recorriendo de un extremo a otro todo el continente. Y estos viajes no han hecho más que extender su fama allá por donde su montura le ha llevado.

León de Britunia, caballero de la Orden de la Rosa. Este caballero de brillante armadura, larga lanza y afilada espada recorre los reinos del norte en busca del amor que inspire sus hazañas. Su sed de aventuras no conoce límite, así como su arrogancia tampoco. Es un joven pendenciero que jamás rehuye una lucha en nombre del honor o de cualquier otro pretexto. Además, su inquebrantable fe en sí mismo y en su adiestramiento le lleva a enfrentamientos temerarios sin que le tiemble el pulso lo más mínimo. El destino debe guardarle un gran futuro, una gran meta que aún no ha alcanzado a comprender, por que de otro modo no se entiende que haya salido con vida de los numerosos lances en los que se ha jugado la vida.

Allí donde haga falta un héroe, donde se mencione la palabra aventura o imposible, allí donde no quede lugar para la esperanza, allí estará León de Britunia con su inagotable buena estrella para infundir ánimos a todos y guiar si hace falta a todos los ejércitos del reino. ¡Una vez más, hierro mío! ¡Desde ahora y hasta mi muerte, con honor! ¡Seguidme!

Toro, un auténtico gigante entre los humanos, fornido, cubierto de cicatrices y extraños tatuajes. Este hombretón posee muchos dones que él mismo desconoce.

Poco o nada se sabe de su pasado pues es tan reservado que apenas habla. Lo que es seguro es que en el pasado fue un gladiador de los coliseos de la Costa de la Garganta, pues está instruido en la lucha con diferentes tipos de armas, aunque su preferida es una enorme maza, con unas terribles aletas de acero que siembran el caos en un brazo con la fuerza del suyo.

Toro se convirtió en sombra protectora e inseparable del Mago Errante desde el día que el anciano le rescató moribundo de una jaula, en una encrucijada de calzadas, a mitad de camino entre la costa sur y la costa de Poniente. Desde ese momento, el gigantón vive pendiente de los labios del mago, atendiendo sus deseos y necesidades con una pasión una gratitud y un amor inmensos. Lo cierto es que quien moleste al anciano mago deberá batirse el cobre primero con el gigante Toro. ¿Te machaco?

Aunque muy capaz de buscarse la vida por su cuenta, el bravo guerrero Toro eligió voluntariamente seguir al mago allí donde fuese, unido a él por lazos aún más fuertes que la amistad. Y no hay nada que pueda apartar a Toro de su camino. ¡Te machaco!




2 Comments:

Blogger Elisabet said...

STB, siempre he pensado que los nombres de tus personajes, siendo tolkienescos, tienen un qué de original tuyo y spanish que los hace únicos. ¡Son un acierto!

Disfruté mucho leyendo tu novela, ya te lo dije... Y aún te debo algunas observaciones. La conservo, impresa y con mis notas a lápiz. ¡Todo se andará!

Saludos,

Eli
Voy a linkarte en mis blogs :)

10:32 PM, October 10, 2008  
Blogger STB said...

Gracias, Eli. Los nombres me cuestan un horror y les tengo que dar muuuchas vueltas. Me alegro de que les veas especiales ;)

10:45 PM, October 16, 2008  

Post a Comment

<< Home